Site Network: Colaboradores | Gitambo | Gonzalo | NegroPésimo | JuanFrancisco


Breves


Nota de prensa a La Mano Ajena

Domingo 25 de mayo de 2008

“ Todos somos lanzas internacionales ”
Por Por Marcos Moraga L. / Diario La Nación

La banda más importante de la nueva generación carnavalera nacional hizo un disco que define a la escena musical más vigorosa de hoy. Ese circuito que mezcla estilos sin pedir permiso, que une punk y gitanos en un discurso marginal, y que –sintonizando una emisora imposible– sale en búsqueda del pasado subversivo. Por favor, sintonizar.

Es 22 de mayo llueve con balde, y La Mano Ajena acepta la invitación para protestar con carnaval contra la construcción del ducto de Celco que evacuará desechos por la caleta de Mehuín. El lugar, el Galpón Víctor Jara repleto. Están Tío Lucho y La Banda Conmoción en el cartel, pero todos saben que también tocan de tapados los Fiskales Ad-hoc. Punk, pachanga, cumbia, klezmer, dance-rock; todo junto y revuelto. "Éste puede ser un circuito muy distinto, pero lo que nos hermana es el discurso", explica Rodrigo Latorre, director de La Mano Ajena. Un discurso que se pone del lado de los pueblos originarios, que grita contra el canibalismo capital, pero que fuera del pesimismo o la rabia de generaciones que se van, une crítica, cadencia de caderas y sonido en sepia.

Dentro del galpón se proyectan imágenes con los cisnes muertos del río Cruces, circulan cervezas, poleras al aire y caños húmedos. La proyección se va a negro y una arenga mapuche pide atención para la causa: "No al ducto de Celco por Mehuín", trutruca de por medio, declama un tipo en el micrófono y cada vez sube más gente al escenario. Aparece un pandero por ahí, otro afinando la batería, unos bronces que circulan. De pronto, el estallido, la trutruca al máximo y la explosión de klezmer, sonidos gitanos y bohemia criolla, guían los saltos del medio, el mosh punk de adelante y el cabeceo de los de atrás. La Mano Ajena está en el escenario.

Dos días después, La Mano Ajena acaba de terminar de ensayar en una vieja casona del barrio Brasil y una botella de champaña vacía está al centro de la sala, aunque el tiempo afuera sigue más bien para vino navegado. "Es que estamos celebrando, nos acaba de llegar el disco", cuenta María Fernanda Carrasco, voz de la banda. Acaban de terminar un álbum que tomó más de un año de trabajo el anterior, "La Mano Ajena" (2003), se grabó en tres semanas , ordenado por un concepto con más de 30 pistas, y que viene a cristalizar en forma definitiva lo que está pasando en un circuito que va desde el Galpón Víctor Jara a La Piojera: el rescate de un país musical y formas sociales perdidas en los años cincuenta, de borgoña, matarifes y tranvías. Días de los abuelos que, en manos de nietos como La Mano Ajena, se vuelven subversivos.


CONTRA LOS CERDOS, EL PASADO

"Radio Galena" será puesto a la venta este martes a las 20 horas en la Sala SCD de Bellavista. El disco tendrá dos ediciones: una de lujo para las tiendas (con un precio sugerido de 9.990 pesos), y otra de batalla, más económica, que la banda venderá a tres mil pesos en sus recitales. Cristián Aqueveque, bajista del grupo, anuncia ofertazo: el martes venderán las dos ediciones, más la entrada al concierto, todo por diez mil pesos.

De regreso al show de Celco, a la entrada sólo hay sopaipillas y un libro de firmas. "Radio Galena" todavía no está listo. "¿Se enteraron que Lavandero está libre?", pregunta María Fernanda desde el escenario. La lluvia afuera da lo mismo y los paraguas comienzan a abrirse dentro del galpón. "Para todos los cerdos abusadores que están en la calle", dedica, y parte "Wewo", canción-teatro sobre un monstruo cada vez menos ficticio que, fortalecido por apellidos y poder, se pavonea por las calles de Santiago.

No hay una canción de crítica local tan contingente como "Wewo" en "Radio Galena" "¿o sí?, tarea para la casa", dice Latorre, tirando de su barba , pero sí, explican los músicos, una disidencia más sutil. El disco está construido como un programa radial, con relatores y avisos comerciales entre medio, tal como lo hiciera Mauricio Redolés en "Los bailables de Cueto Road". "El discurso, en este caso no es literal. Lo basamos en otra época, cuando la radio era distinta, no como ahora que la gente habla a mil por hora", dice Álvaro Sáez, baterista y percusionista del grupo. "Ese tiempo, el de la radio de hoy, es el tiempo de la muerte, de hacer por hacer; con esto queremos ganar tiempo", manifiesta Latorre. "Y todos, nosotros inclusive, estamos metidos en eso; pero en esta radio, todavía se puede tocar nuestra música", completa Fernanda.

"Hace rato que renunciamos a la industria", explica Aqueveque. La industria, concuerdan, no puede trabajar con un disco como "Radio Galena": con sus tiempos pausados que suenan en "Caminar", con el baile triste y borracho de "Vals de la boda pobre", piezas de jazz como "La rueda coja", electrónica en "Mayadani", o música de cámara en "Mil grullas". "El disco fue concebido como un viaje, pero no en distancias, sino hacia el pasado", indica Latorre. En ese viaje aparece también la "Declaración de principios", con versos que invitan a grabar, fotocopiar, ripear todo. "No nos molesta que nos copien; de hecho, se nos hincharía el pecho al ver nuestro disco en la cuneta. Pero nos molesta que las empresas telefónicas ganen plata a costa de nosotros", explica Sáez. "Porque al final", sigue, "siempre lo decimos: somos todos lanzas internacionales, somos un país de inmigrantes".

Las locuciones y guiones en "Radio Galena" conectan con la actividad teatral de la banda sus miembros han pasado por el Teatro del Silencio, La Patogallina, Teatro Mendicantes, La Rueda Coja y la compañía La Fiambre , y también se vincula con el pasado. Está la voz de Alodia Corral locuteando, tal como lo ha hecho desde hace más de 50 años en las radios nacionales. Y la voz de María Fernanda Carrasco actualizando el canto en décimas ("Décimas para el Bicentenario") junto al guitarrón de Manuel Sánchez.


LLUVIA Y GITANOS

Latorre es el único de la banda que ha construido una radio de galena: un mecanismo simple, casero, que con pocas piezas y menos plata puede sintonizar y transmitir señales AM. "Agarras una radio, de repente se va a otra, y por ahí se cuelan los bomberos; esa situación de sorpresa guía la metáfora", dice. Todo es aleatorio, como la música que escuchaban de niños Fulano, Jimi Hendrix, Congreso, punk, pospunk, funk, enumeran , como los estilos que se apelotonan en el nuevo disco y como las tocatas en el galpón "la nueva meca de la música alternativa", define Latorre. Por ahí circulan Chico Trujillo, La Floripondio, La Romería de la Santa Fortuna, el Combo Ginebra. Todos liderando el carnaval marginal, que mira hacia atrás para proponer el tiempo pasado que fue mejor. De hecho, en esta misma sala donde La Mano Ajena descorchó la champaña, también ensaya Juana Fe.

Y de regreso al galpón, el nivel de cabeceo sube. Desde el público arriba una mujer a exigir libertad para los detenidos mapuches, lo mismo a los ex lautaristas vinculados al robo del Banco Security. Se alarga, aplausos, brindis y más Mano Ajena. Ese mismo día, 21 de mayo, horas más tarde en Valparaíso, la Presidenta Michelle Bachelet entregaba su mensaje presidencial. "Pero ahí, en el galpón, nos juntamos bandas gitanas y punk hablando de necesidades nacionales que no son mediáticas. Es terrible lo del volcán Chaitén, pero de Celco no escuchamos ni vimos nada. Acá el discurso trasciende a la música y nos estamos haciendo cargo de esa libertad; queremos recuperar la inventiva, ir al umbral de cada conocimiento, meternos al jazz gitano y reconstruir este imaginario de Centroamérica con respeto", expone Latorre.

El lanzamiento oficial del disco será el 18 de junio en Matucana 100, "con sorpresas, invitados y toda la puesta en escena que requiere este disco", anuncia Aqueveque. Mientras, caen bombas en Irak, el sur sufre con los deslizamientos de tierra del temporal y afuera llueve con escándalo. Como llovía el día anterior, cuando el grupo adelantaba canciones de este disco y los paraguas abiertos seguían la cadencia gitana. Mala suerte, dirían las viejas. Buena fortuna, canta la "Radio Galena". LCD

1 Comment:

  1. Anónimo said...
    La banda pequeña orquesta mas genial de Chile de estos ultimos tiempos desde la bateria al celestial violín de Danka. Desde la voz sur eña de la Fernanda al Acordeon o el bajode Aqueveque. Nada esta de mas y todo sobra, desde el mono en bicicleta promoviendo la descontaminante bicicleta.
    Imperdible, incomprable, incopiable Radio Galena y la Mano Ajena la llevan.

Post a Comment